REPERCUSIONES DE LA LSCP SOBRE LA TERAPIA OCUPACIONAL (II)

noLSPTerapia Ocupacional

Una vez rebatidos, en nuestra anterior entrada, algunos de los fundamentos que sustentan la propuesta de la LSCP, cabría exponer de qué forma dicha Ley afectaría a nuestro colectivo profesional y a las personas perceptoras de nuestros servicios profesionales, de aprobarse en los términos que hasta ahora han sido conocidos.

Mucho se ha apuntado ya en los comunicados emitidos por las Organizaciones de Terapeutas Ocupacionales, sin embargo, quizá no se han explicado con detalle las posibles consecuencias,

cuestión que consideramos fundamental de cara a la sensibilización de profesionales y usuarios frente a este tema. A continuación, trataremos de arrojar algo más de luz sobre aquellos aspectos que, entendemos serán las principales repercusiones de la LSCP sobre la Terapia Ocupacional:

La regulación deontológica no será posible: una de las funciones clave de los Colegios Profesionales es la definición de los estándares deontológicos que deben regir el ejercicio de l@s profesionales. Esta función, es esencialmente una garantía de control para los perceptores de los servicios, que les protege ante los eventuales casos de mala praxis profesional. Atendiendo a estos criterios, l@s profesionales podrán ser sometidos a los correspondientes procesos de denuncia por parte de la ciudadanía y de regulación disciplinaria si procediese.

Por poner sobre la mesa algunos datos referentes a un colectivo cercano a los Terapeutas Ocupacionales, el Colegio de Psicólogos de la Comunidad de Madrid, recibió 68 quejas de las cuales más del 50% fueron admitidas a trámite, según datos de su memoria de 2013.

Pero, ¿qué ocurre si la profesión no se considera de colegiación obligatoria?. En principio, es más que previsible que el propio Colegio no tenga acceso a l@s profesionales ejercientes, lo cual supone de entrada una dificultad logística. Además, la condición de adscripción voluntaria a los Colegios parece incongruente con la obligatoriedad de cumplir los estándares deontológicos definidos por estos y les deslegitima en el ejercicio de esa función. Si me aceptan el paralelismo, ¿de qué forma podría un juez emitir y hacer cumplir una sentencia, si no conoce el nombre o el domicilio del acusado? y más aún… ¿qué legitimidad tendría el juez, si al acusado se le ha hecho ver que el cumplimiento de la Ley es voluntario?.

No existirán mecanismos de control del intrusismo profesional: parece existir una percepción generalizada de que nuestro colectivo está especialmente afectado por el intrusismo, y quizá por ello sería procedente plantearnos una cuestión previa: ¿la emergencia de este fenómeno depende exclusivamente de otr@s profesionales que han decidido “invadir” nuestras competencias?,  o ¿ nosotr@s contribuimos  de algún modo a su existencia y/o sostenimiento?.

La respuesta reside en las dos variables que tienen una correlación evidente. En la medida en que l@s profesionales se colegian o asocian, son registrados, se comprueban sus datos y se verifica que efectivamente están en posesión de las titulaciones pertinentes; y además, paralelamente, contribuyen económica y personalmente a reforzar sus estructuras de participación y, por tanto, la defensa de sus intereses.

Una adscripción mayoritaria, implicaría un completo y riguroso registro de profesionales, es decir, una verdadera oportunidad para detectar aquellos casos de intrusismo que nunca se encontrarían bajo el paraguas de dicho registro.

En la medida en que la terapia ocupacional no se considere como profesión de colegiación obligatoria, la situación actual de participación minoritaria de los profesionales en sus organizaciones se mantendría en el tiempo, haciendo prácticamente imposible la detección y el abordaje de las situaciones de intrusismo.

Será la administración quien resuelva los conflictos: en ausencia de Colegios Profesionales de colegiación obligatoria y, en consecuencia, de mecanismos reales de control sobre los casos de mala práctica profesional y/o intrusismo,  ¿quién dirimirá y depurará responsabilidades?. Parece coherente pensar que las corporaciones de derecho público de adscripción voluntaria no podrán afrontar estas situaciones y ellas serán derivadas a la administración o, en última instancia, a los tribunales.

Es decir, que los procesos de reclamación hasta ahora abordados eficiente (y gratuitamente) por los Colegios Profesionales, se convertirán en procesos sometidos a los tiempos y los costes de la administración, con el agravante de no contar, además, con el soporte, asesoramiento y arbitraje de l@s profesionales cuya materia de especialización se está debatiendo.

Es previsible pensar que la administración pública no cuenta (ni contará) con las estructuras de proximidad que hasta ahora representan los Colegios Profesionales para el abordaje de estas cuestiones, y que la mastodóntica labor de litigar con, o a través de ella, previo pago de las correspondientes tasas, disuadirá a muchos ciudadanos de emprender cualquier tipo de proceso.

Desigualdad frente a otros profesionales: resulta evidente que la cohesión de cualquier colectivo, le dota de una mayor representatividad, una mayor fuente de recursos y, esencialmente, un mayor poder para hacer frente a las cuestiones que le afectan.

Salvo que l@s Terapeutas ocupacionales nos concienciemos, por obra y gracia del Espíritu Santo, de la importancia de estar colegiad@s/asociad@s (cuestión que no hemos sido capaces de aprender en 45 años de historia organizativa en nuestro país); convertir la Terapia Ocupacional en una profesión de colegiación voluntaria supondrá atomizar aún más el colectivo, es decir, legitimar la no participación y estigmatizar el control deontológico que sobre cualquier profesión seria (y más si interviene sobre la salud) debería existir.

La consecuencia directa de la atomización es la debilidad. La debilidad que cada profesional tendrá en su recurso a la hora de defender sus intereses frente a otr@s profesionales que sí estarán respaldados por sus organizaciones colegiadas. La debilidad que tendrán las organizaciones no representativas, no legitimadas y con escasos recursos para defender sus competencias, frente a otros colectivos que sí cumplirán todos esos requisitos.

Quizá convendría tomar conciencia de que con este paso puede que el intrusismo profesional desaparezca para la Terapia Ocupacional… porque quizá l@s intrusos acabemos siendo nosotr@s.     

La ciudadanía estará expuesta a mayores riesgos: por último, y como consecuencia fundamental de todo lo dicho con anterioridad, la asistencia al ciudadano lógicamente empeorará… y podría hacerlo hasta límites que atenten contra su propia salud.

Existe un riesgo cierto cuando desregulamos profesiones especialmente sensibles como las sanitarias, al que se sumaría un riesgo de desprotección y desamparo al desarticular a los Colegios Profesionales como mecanismos, canales y estructuras de reclamación y resolución de los conflictos ciudadano-profesional.

Con estas iniciativas legislativas parece constatarse una vez más que, o bien l@s legisladores son inmunes a cualquier mal, y por tanto, nunca serán susceptibles de recibir los servicios de una Terapeuta Ocupacional, o bien que existen otros intereses, económicos según establece el propio Anteproyecto, que se encuentran por encima de la salud y el bienestar general de la población.

Una vez más, insistimos en la necesidad de demostrar cohesión y firmeza frente a la LSCP, instando a todas las compañeras y compañeros a unirse a sus organizaciones, a través de las cuales seguir informados y participando de las acciones que se desarrollen.

Un cordial saludo

Daniel Emeric

Presidente de APTOCAM

presidencia@aptocam.org

Pin It

One thought on “REPERCUSIONES DE LA LSCP SOBRE LA TERAPIA OCUPACIONAL (II)

  1. Es una lástima que se impongan normas sin tener en cuenta las consecuencias que pueden generar y como pueden afectar a muchos buenos profesionales y a los ciudadanos en general. Muchas gracias por compartir esta información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *