ORDENANDO LA DEPENDENCIA

ley-dependencia

 

Con la publicación el pasado 14 de Agosto de la “Resolución de 31 de julio de 2014, de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, por la que se publica el Acuerdo del Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, sobre los criterios para determinar el contenido del servicio de promoción de la autonomía personal para las personas reconocidas en situación de dependencia en grado II y III, y la evaluación anual correspondiente al ejercicio 2013 de los resultados de aplicación de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y atención a las personas en situación de dependencia.”, sumamos una nueva normativa a la conocida como “Ley de Dependencia”.

Desde su aprobación en Diciembre de 2006, han sido muchas las normas, publicaciones en BOE, acuerdos, etc. que han regulado o, intentado regular, la aplicación de esta ley, de forma que cada vez resulta más complicado entenderla. Tanto es así, que en la página web del Imserso, podemos hacer una búsqueda sobre normativa diferenciando entre ámbito estatal o autonómico, tipo de norma,…

Aunque la ley 39/2006, de 14 de diciembre, ya establecía el servicio de promoción de la autonomía personal dentro de su catálogo de servicios, es en el apartado primero de esta última publicación, donde se desarrolla, se establece el contenido y se decreta la intensidad mínima para las personas en situación de dependencia reconocida en grado II y III.

Para el colectivo de la Terapia Ocupacional, es un documento a tener en cuenta, ya que dentro del mismo, se recogen y definen servicios en los que la inclusión de un/a Terapeuta Ocupacional en el equipo debería ser (y así lo recoge este acuerdo) fundamental.

De hecho, el texto define: “Los servicios de promoción de la autonomía personal tienen por finalidad desarrollar y mantener la capacidad de la persona para controlar, afrontar y tomar decisiones acerca de cómo vivir de acuerdo con las normas y preferencias propias y facilitar la ejecución de las actividades básicas de la vida diaria, de manera que todas las personas puedan llevar una vida lo más autónoma posible, así como mejorar la calidad de vida tanto de la persona en situación de dependencia como de sus cuidadores.

Son servicios de promoción para la autonomía personal los de asesoramiento, orientación, asistencia y formación en tecnologías de apoyo y adaptaciones que contribuyan a facilitar la realización de las actividades básicas de la vida diaria, los de habilitación, los de terapia ocupacional así como cualesquiera otros programas de intervención que se establezcan con la misma finalidad.”

Los servicios que detalla son:

  1. Servicio de habilitación y terapia ocupacional.
  2. Servicio de atención temprana.
  3. Servicio de estimulación cognitiva.
  4. Servicio de promoción, mantenimiento y recuperación de la autonomía funcional. (Entre ellos, programas de asesoramiento y entrenamiento en AVD, asesoramiento y entrenamiento en productos de apoyo,…)
  5. Servicio de habilitación psicosocial para personas con enfermedad mental o discapacidad intelectual.
  6. Servicio de apoyos personales, atención y cuidados en alojamientos de soporte a la inclusión comunitaria.

Como intensidad mínima de atención se establecen, 12h mensuales para personas con reconocimiento de Grado II de dependencia y 8h en el caso de  Grado III, sin perjuicio de lo previsto específicamente para la atención temprana  (6 horas mensuales en ambos Grados) y para los de promoción, mantenimiento y recuperación de la autonomía funcional (12h en Grado II y 8 en Grado III).

Además, “las intensidades del servicio de atención temprana y del servicio de promoción, mantenimiento y recuperación de la autonomía funcional podrán ser complementarias de otras previstas por los diferentes servicios establecidos por las Comunidades Autónomas para esta atención.”

Resulta evidente que el desarrollo de la normativa en materia de “Promoción de la Autonomía Personal” viene a completar algunas dimensiones de la Ley que hasta la fecha habían quedado vacías de contenido, cuestión que l@s Terapeutas Ocupacionales habíamos venido reivindicando históricamente desde su aprobación; entendiendo que el punto de inflexión en materia de atención a las personas dependientes, pasaba, no solo por reconocer su condición, sino especialmente por desarrollar los servicios de promoción de autonomía personal.

Al leer esto, parece evidente que debería abrirse un foco de empleo y autoempleo para los Terapeutas Ocupacionales pero, ¿seremos capaces de conseguirlo? ¿será factible la implementación de dichos servicios en el actual contexto de crisis? ¿el cuarto pilar de la sociedad del bienestar alcanzará sus pretensiones? ¿qué posición adoptaremos como colectivo ante los retos que se nos plantean?

Desde APTOCAM os animamos a tomar la iniciativa, y por ello organizamos el próximo 4 de Octubre un punto de encuentro: “Autoempleo y/en TO” donde se darán recursos e indicaciones para el emprendimiento.

Un cordial saludo

Verónica Muñoz Valverde

Vicepresidenta de APTOCAM

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *